Antes de partir

Llevaba dos años planeando el viaje más extenso que hubiera hecho nunca. Tenía como objetivo el visitar todos los lugares de Europa relacionados con nuestros antepasados..

Algunos serían lugares de nacimiento, lugares donde se habían casado, hubieran nacido sus hijos, u ocurrido otro incidente importante en sus vidas, o el lugar donde hubieran muerto o estuvieran enterrados.

Aunque algunos lugares estarían relacionados con mis dos abuelos españoles, uno montañés, el otro gallego, un largo estudio genealógico me había proporcionado nombres y datos de cientos de otros antepasados de varios siglos, en ese caso, todos antepasados de Josefa María Arias Izquierdo, abuela de mi abuela materna.

.Pero según se quiera usar el refrán “El hombre propone y Dios (o el Diablo) dispone” y un virus que ha venido a despertar la consciencia de los habitantes de este planeta, para que reconozcan la importancia de cuidar de nuestro medio ambiente y de reconstruir nuestras sociedades para que sean justas y solidarias y se valore más la vida, la salud, la educación, la creación y el bienestar que la avaricia del dinero, el viaje no ha sido posible del modo planeado..

En cambio, haciendo uso de la tecnología me propongo llevarlo a cabo de modo virtual. Con la ventaja quizá de que puedo invitar a acompañarme a todo el que lo desee.

.

Los peregrinos del camino de Santiago llevaban una venera. Grain

Una concha que les servía para beber en las fuentes y

recibir el alimento que alguien les brindara. Y que los distinguía.

Yo llevo conmigo esta pequeña rama, agradecida a los árboles que me

animen a seguir el recorrido.