24 – Icónicos pueblos negros y pueblos rojos segovianos

16 de abril de 2020.

La abundancia de piedra negra de pizarra facilitó su uso para los tejados y, en algunos casos, incluso los muros de las construcciones medievales. Eso ha llevado a la denominación de pueblos negros en contraste con la de pueblos rojos en los que prima ese color por la utilización de piedra y arcilla rojiza. En algunos pueblos el contraste entre los dos colores es espectacular..

Antes de abandonar la provincia de Segovia, de tan bella naturaleza y tan rica en arte, literatura, historia y tradiciones, y donde se asientan tan profundamente las raíces de la familia Salvador Arias una breve mención de cinco más de sus pueblos: Villacorta, Turégano, El Muyo, Santibáñez de Ayllón, Martín Muñoz de Ayllón. Entre ellos veremos algunos de los icónicos pueblos negros y rojos.

Villacorta.

En este pequeñísimo pueblo, incluido entre los pueblos rojos, se produce un sorprendente contraste entre las paredes rojizas y los negros techos de pizarra..

Villacorta, haciendo honor a su nombre, es diminuto. El último recuento de habitantes que he encontrado indicaba 27 personas..

Se encuentra en un terreno abrupto en una zona de la que se extraía hierro y derivados como el ocre y el almagre utilizados para pintar.

Turégano.

En Turégano el castillo del siglo XV alberga en su interior una iglesia de los siglos XII-XIII y en la iglesia barroca de Santiago un hermoso ábside románico había estado oculto por siglos detrás de un retablo rococó.

El hermoso ábside románico que había quedado oculto por siglos detrás de un retablo rococó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El castillo del siglo XV que alberga una iglesia de los siglos XII-XIII.

Turégano se asienta sobre un antiguo asentamiento prerromano, del pueblo arévaco que luego se convirtió en un castro romano..

La villa está protegida por un formidable castillo, del siglo XV, que alberga una iglesia en su interior. Es fácil ver, como en tantos campanarios, torres y espadañas de Castilla, un nido de cigüeñas.

En este castillo estuvo prisionero Antonio Pérez, secretario de Felipe II..

La iglesia románica de San Miguel ya había sido construida a fines del siglo XII o principios del siglo XIII. Cuando se decidió construir el castillo lo hicieron de modo que albergara la iglesia..

En el siglo XIV, la infanta doña Urraca, donó al obispo de Segovia estas tierras, que pasaron a ser propiedad episcopal. En esa época se empezó a construir la iglesia de Santiago. Como ocurrió en otras instancias, entre las más notables la catedral de Burgos, la iglesia de Santiago, que al final quedó convertido en un templo barroco, se hizo alrededor de una iglesia románica preexistente. El ábside del templo románico quedó oculto detrás de un retablo rococó y no fue descubierto hasta los años 90, en un hallazgo sorprendente.

El hermoso ábside románico que había quedado oculto por siglos detrás de un retablo rococó.

Turégano tiene una magnífica plaza porticada y una antigua sinagoga ha sido transformada en casa parroquial..

.El Muyo.

.El Muyo en la sierra de Ayllón, el más representativo de los Pueblos Negros, así llamados por el uso de la pizarra en su construcción, .

Este pueblo, que estuvo casi abandonado, nos permite dar un salto al pasado y disfrutar de la tranquilidad. Las casas son bajas y muchas de sus calles no han sido asfaltadas. La pizarra se ha utilizado en muros y techos, aunque la iglesia está techada con tejas rojas..

.

Santibáñez de Ayllón.

Otro pueblecito en la sierra de Aylón cuyos habitantes no llegan a dos docenas ofrece el encanto de la vida rural y el reconocimiento de por cuán largo tiempo hubo quienes vivieron aquí..

En esta localidad entre dos cerros y cerca del río Aguisejo y en sus cercanías se han encontrado restos del Neolítico y cerámicas de la etapa Campaniforme, que datan de hace unos cuatro mil años, ahora en el Museo Arqueológico de Madrid, y un enterramiento del era Calcolítica, período de transición entre la edad de la piedra pulimentada y la del bronce (chalkós en griego).

Martín Muñoz de Ayllón.

Precioso pueblecito, con menos de 20 habitantes, en la falda de la Sierra de Ayllón con calles en que se mezclan todo tipo de colores: el rojizo de la tierra del lugar, el negro de la pizarra en los tejados y el dorado de la abundante piedra de cuarcita.

.

En épocas pasadas Martín Muñoz de Ayllón gozó de gran importancia por la pizarra que fue empleada en decorar muchos monumentos, incluso la Catedral de Segovia..

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.