25 – El Monasterio de San Polo, Soria

El Monasterio de San Polo: Machado y Bécquer

16 de abril de 2020

.

Para mí Soria siempre evocará a Antonio Machado, que la inmortalizó en sus versos..

      ¡Oh, sí! Conmigo vais, campos de Soria,
      tardes tranquilas, montes de violeta,
      alamedas del río, verde sueño
      del suelo gris y de la parda tierra,
      agria melancolía
      de la ciudad decrépita.

      Me habéis llegado al alma,
      ¿o acaso estabais en el fondo de ella?

Para dedicarle todo el tiempo que merecen estas tierras sorianas, que a mí como a Machado me llegan al hondón de alma, la divido en varias visitas. Y a lo largo de ellas iré citando algunos de los versos de Machado.

La primera visita, es a un lugar lleno de nostalgia y sugerencia, que antes de ser mencionado por Machado en sus versos, había inspirado ya a otro poeta: Gustavo Adolfo Bécquer, cuya relación con Soria veremos aquí.

.

Monasterio de San Polo, Soria

Entre huertas, a orillas del Duero, está la antigua iglesia de San Polo, lo que existe del monasterio, que se piensa perteneció a los templarios. Construido a finales del XII o comienzos del XIII fue habitado hasta 1312 en que la Orden del Temple fue suprimida y todas sus posesiones pasaron a manos del rey. Posteriormente fueron vendidas a los nobles.

.

Los templarios de San Polo y los hospitalarios de San Juan de Dios eran las dos órdenes militares que protegían la entrada principal a la ciudad de Soria. La antigua iglesia de San Salvador pertenecía a otra orden militar, La Orden de Calatrava.

.

El monasterio de San Polo es hoy día propiedad particular aunque pueden visitarse los jardines.

.

Las paredes cubiertas de verdor crean un ambiente romántico, que utilizó el gran poeta del Romanticismo, Gustavo Adolfo Bécquer como escenario para su leyenda El rayo de luna.

.

Utilizo las propias palabras del poeta para describir a San Polo, él quiso describirlo.

.

La esposa de Bécquer, Casta Esteban Navarro, con quien se casó el 18 de mayo de 1861, era hija de un médico de Soria que lo había atendido.

.

Sobre el Duero, que pasa lamiendo las carcomidas y oscuras piedras de las murallas de Soria, hay un puente que conduce de la ciudad al antiguo convento de los Templarios, cuyas posesiones se extendían a lo largo de la opuesta margen del río.

.

En la época a la que nos referimos, los caballeros de la Orden ya habían abandonado sus históricas fortalezas; pero aún quedaban en pie restos de los anchos torreones de sus muros, aún se veían como en parte se ven hoy, cubiertos de hiedra y campanillas blancas, los macizos arcos de sus claustros, las prolongadas galerías ojivales de sus patios de armas, en las que suspiraba el viento con un gemido, agitando las altas hierbas.

.

En los huertos y en los jardines, cuyos senderos no hollaban hacía a muchos años las plantas de los religiosos, la vegetación abandonada a sí misma, desplegaba todas sus galas, sin temor de que la mano del hombre la mutilase, creyendo embellecerla. Las plantas trepadoras subían encaramándose por los añosos troncos de los árboles; las sombrías calles de álamos, cuyas copas se tocaban y e confundían entre sí, se habían cubierto de césped; los cardos silvestres y las ortigas brotaban en medio de los enarenados caminos y en los trozos de fábrica, próximos a desplomarse, el jaramago, flotando al viento como el penacho de una cimera, y las campanillas blancas y azules balanceándose como en un columpio sobre sus largos y flexibles tallos, pregonaban la victoria de la destrucción y la ruina.

.

Era de noche; una noche de verano, templada, llena de perfumes y de rumores apacibles, y con una luna blanca y serena en mitad de un cielo azul, luminoso y transparente, Manrique, presa su imaginación de un vértigo de poesía, después de atravesar el puente, desde donde contemplo un momento la negra silueta de la ciudad, que se destacaba sobre el fondo de algunas nubes blanquecinas y ligeras arrolladas en el horizonte, se internó en las desiertas ruinas de los Templarios.

        Gustavo Adolfo Bécquer, El rayo de luna. Fragmento..

Bécquer y Soria

.

Bécquer pasó temporadas en Soria que tuvo una enorme influencia en su obra.

En el monasterio de Veruela, al otro lado del Moncayo, escribió Cartas desde mi celda.

.

Los pueblos sorianos fueron inspiración para muchas de las leyendas, cinco de las once leyendas que escribió están ubicadas en tierras de Soria. Además de situar la leyenda de El rayo de luna en las ruinas de San Polo, eligió como escenario el Monte de las Ánimas, para la leyenda del mismo nombre El Monte de las Ánimas. La leyenda La corza blanca se desarrolla en Beratón, pueblo en las faldas del Moncayo, La promesa, en la villa de Gómara y Los ojos verdes en los alrededores de Almenar.

.

En Noviercas existe un museo dedicado al poeta y su mujer Museo de Gustavo Adolfo Bécquer y Casta Esteban. En ese mismo pueblo puede verse la casa en la que vivieron y donde nació uno de sus dos hijos.

.

En Torrubia, pueblo del que era originaria Casta Esteban hay un museo, cuyo nombre deja ver una vez más como la mujer ha sido tradicionalmente posesión del hombre, puesto que se llama Casa Museo Mujer de Bécquer.

.

Cuando hace muchos años leía apasionadamente a Bécquer, e incluso cuando lo estudié para editar sus rimas y leyendas, en la Colección Autores Clásicos de la Editorial Universo en Lima, Perú, uno de mis primeros trabajos académicos, no me detuve demasiado a considerar la realidad que sostenía las leyendas. Las leí como expresión de prosa poética, más interesada en la relación de sus personajes con los que emergían de las rimas, como si todo viniera sólo de la interioridad del autor. Ahora me da gusto detenerme en el paisaje que les dio apoyo.

.

¡Cuánto me gustaría realizar este viaje en realidad caminando por cada uno de estos lugares sorianos con las obras de Bécquer en la mano, releyéndolas allí donde se inspiraron, como he hecho un par de veces anteriormente al visitar a Soria con los poemas de Machado en la mano!

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.