57 – Béjar

Pueblo de los Hombres de Musgo, el Museo Mateo Hernández y el Museo Judío David Melul       

17 de mayo 2020

.

“La verdadera filosofía es la que engrandece

el alma y la inclina al progreso y la perfección.”

        Nicomedes Marín Mateos

filósofo bejarano [1806-1890]

.

Los Hombres de Musgo singular tradición de Béjar

Detalle de Torá

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Museo Judío David Melul en Béjar, Salamanca

.

La Sierra de Béjar es uno de los lugares más espectaculares de de Castilla y León, con altas montañas y densos bosques densos de castaños..

El pequeño pueblo de Béjar sorprende por el carácter serrano de sus construcciones, por su tradición única de los Hombres de Musgo, por la presencia del Museo Judío David Melul y el castillo-palacio de los Duques de Béjar, que jugaron importante papel en el desarrollo cultural del pueblo.

.

.

.Castillo Palacio de los Duques de Béjar.

.Inicialmente fue un castillo destinado a proteger la población. Luego cayó en desuso y llegó a estar en muy mal estado. Alonso Diego López de Zúñiga y Sotomayor, Duque de Béjar, lo mandó a rehabilitar. El edificio conservó algo de su estructura defensiva, pero pasó a ser un palacio fortificado de estilo renacentista, con un patio plateresco, que alberga una fuente conocida como Venera y jardines históricos declarados Bien de Interés Cultural..

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy el Museo Palacio alberga el Museo de Arte y el Instituto de Segunda Enseñanza. Es de desear que la belleza del lugar sirva de inspiración y estímulo a los estudiantes.

Cervantes dedicó la Primera Parte del Quijote a los duques de Béjar.

Góngora le dedicó al Duque su famoso poema Soledades, con estas estrofas, en las que ensalza al Duque con imágenes de caza y en las que puede apreciarse el estilo de uno de nuestros más grandes poetas barrocos..

.

Soledades

Luis de Góngora y Argote

.

Dedicatoria.

Al Duque de Béjar

 

Pasos de un peregrino son errante

cuantos me dictó versos dulce Musa,

en soledad confusa

perdidos unos, otros inspirados.

¡Oh, tú, que de venablos impedido

muros de abeto, almenas de diamante,

bates los montes, que de nieve armados,

  gigantes de cristal los teme el cielo,

donde el cuerno, del eco repetido,

  fieras te expone, que al teñido suelo

muertas, pidiendo términos disformes,

espumoso coral le dan al Tormes!

Arrima a un fresno el freno, cuyo acero,

Sangre sudando, en tiempo hará breve

purpurear la nieve,

y en cuanto da el solícito montero,

al duro roble, al pino levantado,

émulos vividores de las peñas,

las formidables señas

del oso que aun besaba, atravesado,

el asta de tu luciente jabalina,

o lo sagrado supla de la encina

lo augusto del dosel, o de la fuente

la alta cenefa lo majestüoso

del sitial a tu deidad debido.

¡oh, Duque esclarecido!,

templa en sus ondas tu fatiga ardiente

y entregados tus miembros al reposo

sobre el de grama césped no desnudo,

déjate un rato hallar del pie acerado

que sus errantes pasos ha votado

a la real cadena de tu escudo.

Honre suave, generoso nudo,

Libertad de Fortuna perseguida;

que a tu piedad Euterpe agradecida.

su canoro dará dulce instrumento

cuando la Fama no su trompa al viento.

.

Los versos de la dedicatoria sugieren que Góngora estaba familiarizado con Béjar y su naturaleza. Hace referencia a los árboles de la zona y al oso, que habitaba en el paraje llamado “Garganta del Oso”. Menciona las alturas de la Sierra y su famosa nieve. Las referencias a la caza son apropiadas porque la caza era abundante en los montes bejaranos..

El final parece sugerir al Duque descansando en su finca de El Bosque y no deja de mencionar las cadenas del escudo de los Zúñiga..

En el Renacimiento y el Barroco los artistas trataban de encontrar entre los miembros de la nobleza mecenas que los apoyaran apoyando sus obras, no tanto económicamente sino con su protección frente a la crítica y el plagio. Y los nobles se complacían en apoyarlos esperando que las obras ensalzaran su nombre y el de sus antepasados..

Cervantes le dedicó a Alonso Diego de López de Zúñiga Sotomayor y Guzmán, VI Duque de Béjar, la Primera Parte del Quijote, poniéndolo “al abrigo del clarísimo nombre de Vuestra Excelencia” para guarecer su obra de aquellos que “no continiéndose en los límites de su ignorancia, suelen condenar con más rigor y menos justicia los trabajos ajenos.”

.

El Bosque de Béjar. Jardín Histórico-artístico.

El Bosque de Béjar es una villa de recreo renacentista de estilo italiano mandada a edificar por el Duque Francisco de Zúniga y Sotomayor y su esposa Guimar de Mendoza y Aragónn en extenso bosque en las afueras de Béjar..

Las primeras referencias documentadas mencionan el período entre 1453 a 1488, lo cual indica que fue contemporánea a la villa toscana de Poggio a Caiano, creada por Lorenzo de Medici a partir de 1485. El conjunto de El Bosque se completó en 1567..

La nobleza española prefirió para sus casas de campo el modelo musulmán, con preferencia al italiano. Son pocas las villas nobiliarias de influencia italiana que se han conservado, entre ellas el Sotofermoso del duque de Alba en Abadía, Cáceres y el palacio y huerta del duque de Escalona, en Cadalso de los Vidrios Madrid. La más completa y mejor conservada de todas es El Bosque del duque de Béjar..

El conjunto arquitectónico incluye un palacete, una pequeña capilla, la Casa del Bosquero, o de los Oficios, donde vivían los guardeses o bosqueros, y las caballerizas..

Los jardines cuentan con fuentes y escalinatas, bancos y rotondas, todo alrededor del estanque..

El magnífico estanque, de influencia hispanomusulmana, se llena con agua del arroyo Garganta del Oso, desviadas desde el siglo XVI. En la isla central, destaca un templete neomorisco. El actual fue instalado en 1896 en sustitución del original..

.

Museo Judío “David Melul”.

Este museo, situado en una casa solariega del siglo XV, recuerda la presencia y la contribución del pueblo judío a la historia de Béjar. El edificio de tres plantas fue adquirido por el Ayuntamiento en el año 2003, gracias a la donación de David Melul..

El museo se centra en tres temas principales, organizados en las tres plantas del museo:.

El primer nivel o planta baja está dedicado a la historia de los judíos en España. Allí puede verse el Fuero de Béjar, que establecía las normas por las que se regía la convivencia de cristianos, musulmanes y judíos. También se muestran elementos de la vida cotidiana en la Edad Media.

Detalle de Torá

En el segundo nivel, o primer piso, se trata de la realidad de los conversos que permanecieron en España después de la expulsión de 1492. Una maqueta de Béjar del siglo XV permite apreciar los espacios que estaban habitados por judíos. También se exhiben documentos relacionados con los procesos de la Inquisición, libros relacionados con la pureza de sangre y con Don Francés de Zúñiga, bejarano del siglo XVI, posiblemente converso, que escribió una crónica burlesca sobre la corte del Emperador Carlos V. Sobre él aparece información más adelante al considerar los personajes de Béjar..

La planta superior está dedicada a los sefarditas que eligieron mantenerse en su fe y por ello tuvieron que abandonar España. Se muestran las rutas que tomaron para dirigirse a otros países, material audiovisual sobre su idioma, el judeoespañol, y testimonios de judíos de apellido Behar, Béjar, Bejarano, Bicerano.

Entre ellos se encuentra la autora cubana Ruth Behar, reconocida antropóloga especializada en la historia de los judíos en Cuba y creadora de un hermoso libro de memorias Un cierto aire sefardí: Recuerdos de mis andares por el mundo y de libros de literatura infantil.

.

Museo Mateo Hernández.

Mateo Hernández estuvo en contacto con la piedra desde su infancia pues nación en una familia de canteros, en Béjar el 21 de septiembre de 1884..

Se trasladó a Salamanca en 1906 y consiguió, se supone que por intervención de Unamuno, una beca de la Diputación salmantina para la Escuela Nacional de Bellas Artes..

Después de un par de años en Madrid, y una breve estancia en Salamanca, se marcha a Paris. Sin saber francés y sin contactos no tiene otra salida para poder comer que dedicarse a tallar la piedra para una construcción..

Una carta que le había dado Unamuno para Rubén Darío, le permite visitar al poeta en la calle Herschel. Le hace un busto, pero por el costo de otros materiales sólo puede hacerlo en yeso..

En mayo de 1912 conoce a Fernande Carton Millet, una joven francesa de 18 años, estudiante de magisterio, con quien compartirá el resto de su vida..

Empieza a esculpir en piedra, sobre todo animales del zoológico de París, por la afinidad que siente hacia ellos y porque no puede costear el precio de otros modelos..

En el Salón de Otoño de París de 1920 no sólo que sus obras reciben atención, sino que el Barón de Rothschild adquiere su Pantera por 60,000 francos, precio exorbitante en esa época..

Puede ahora trabajar con mayor desahogo económico y mayor confianza en su creatividad. En 1923 empieza a esculpir un bloque de diorita que se convertirá, después de dos años de trabajo, en una de sus obras más famosas, primero llamada Pantera Java y luego Pantera Kerrigan, que se encuentra en el Museo Metropolitan de Nueva York, aunque no está en exhibición..

Con esta obra, que se exhibió en la Exposición Internacional de Artes Decorativas de Paría, en 1925, consiguió el Gran Premio de Escultura..

En 1928 se instala en una extensa finca en Meudon donde puede realizar las obras de tamaño monumental que siempre había soñado. Ese año, el Museo de Artes Decorativa le dedica una exposición, cosa hasta entonces poco común para un artista no nacido en Francia. La exposición significa un reconocimiento oficial a su obra y el presidente de la República Francesa le concede en 1930 la Legión de Honor..

La Segunda Guerra Mundial paraliza su actividad artística. Su salud empieza a resentirse, pero en contra de las recomendaciones de los médicos, sigue trabajando en obras que requieren gran esfuerzo como Osa y osezno que recibe el Premio de Honor en 1949..

A finales de ese año, fallece en Meudon. Sus restos se trasladan a Béjar en medio del mayor silencio institucional. El estado español decide silenciar la presencia de un decidido Republicano muy poco católico..

Su discrepancia con el Estado Español no impidió que Mateo Hernández legara a España una amplia colección de esculturas de su última época y algunas anteriores que había recuperado..

Inicialmente se pensó trasladar las obras al Museo Reina Sofía, pero finalmente el Estado los cede, en depósito, a la ciudad de Béjar..

Se crea el Museo Mateo Hernández, en el antiguo Hospital de San Gil, del cual solo se conservan el ábside y la portada principal..

En el museo hay 51 piezas de Mateo Hernández todas realizadas en talla directa sobre piedras de gran dureza. Muchas son tallas de animales, con las que ganó fama mundial, hay también retratos y figuras humanas, entre las cuales la más destacada es La bañista..

La esculturas de Mateo Hernández se encuentran hoy numerosos museos destacados del mundo además de en colecciones privadas.

.

Personajes

La lista de personas ilustres de Béjar es sorprendentemente amplia, encabezada por los distintos Duques de Béjar, personajes de historia a lo largo de los años..

Incluye, entre muchos más, exploradores como Andrés Dorantes (1480-1532) compañero de cabeza de Vaca; un compositor y organista, José Lidón (1748-1827) de la Capilla del Palacio Real; un rector de la Universidad de Salamanca, un Ministro de Trabajo y un Ministro , escultores, un torero, un escritor, periodista, librero y publicista anarquista, José María Blazquez de Pedro (1875-1927) que muere en La Habana, varios ciclistas incluyendo a Roberto Heras, ganador en cuatro ocasiones de la Vuelta a España y un cantautor Manuel Capella, que pasó la mayor parte de su vida en Uruguay, donde murió..

Entre tantas figuras elijo a tres, el escultor Mateo Hernández, del que ya he hablado en el acápite sobre su museo; el filósofo espiritualista Nicomedes Martín Mateos, del que hablo más adelante y Francés de Zúñiga que usa el humor y la ironía para criticar la corte de Carlos V y de quien hablo a continuación:

.

Francés o Francesillo de Zúñiga [Béjar 1490- Béjar 1532].

Escribió un documento que circuló en forma manuscrita por la corte de Carlos V y siglos posteriores hasta que por fin fue impreso en:.

Historia Burlesca del Sr. Emperador Carlos 5 escrita por Don Francisco de Zúñiga Truan con ciertas cartas burlescas al Sr. Infante Don Fern[an]do a las damas de Palacio y otros personajes. Despues y antes de estas cartas ai unos apuntam{ien]tos Diarios de coss particulares que iban aconteciendo en Toledo en 13 de Abril de 1560 años asta 10 de octubre de 1585..

Nacido en Béjar, hacia 1480, se piensa que era un judío converso. Como otros habitantes del lugar comparte con los Duques de Béjar, el apellido Zúñiga, posiblemente por haber sido sus antepasados siervos de los duques..

A comienzos del siglo XVI entró al servicio de don Álvaro de Zúñiga, duque de Béjar. Durante la primera visita de Carlos I en 1517 el Duque de Béjar estuvo en el séquito del monarca y Francesillo lo acompañó. Por esa razón estuvo en las Cortes de Valladolid, en el 1518 y en otros momentos significativos en la historia, la batalla de Villalar donde fueron derrotados los Comuneros, en 1520, el cerco de los franceses a Logroño en 1521 y la rendición de Toledo, último reducto de los comuneros defendido por la valiente Maria Pacheco, en 1522..

Comúnmente se piensa que ese año empezó a servir en la corte de Carlos V, como bufón. De lo que sí hay prueba es que ese año le fue concedido el privilegio de fundar un mayorazgo en la persona de su hijo Álvaro> De su matrimonio con Isabel de la Serna había tenido una hija Mariana y un hijo, Álvaro..

En enero de 1523 conoce en la corte al marqués de Pescara. Se hicieron muy amigos. Se conservan las cartas que han sido publicadas como Epistolario..

La Coronica istoria o Crónica burlesca describe la corte en el estilo caricaturesco y satírico que un siglo más tarde llevaría a su máxima expresión Quevedo (1580-1645)..

Los insultos a Germana de Foix, a la vez abuelastra de Carlos V, pues fue la segunda mujer de su abuelo Fernando el Católico, y amante del emperador y una broma sobre la lealtad de algunos nobles cercanos al Carlos, le ganó la ira real y la expulsión de la corte en 1529..

En 1531, Francesillo fue atacado a cuchilladas, en una oscura calle de Béjar. Se dice que cuando lo llevaron a la casa, con varias heridas, una de ella una severa estocada debajo de las costillas, y su mujer salió preguntando qué sucedía Francesillo respondió: “No es nada, señora, sino que han muerto a vuestro marido.”.

Si fue capaz de un chascarrillo semejante mientras agonizaba no sé si se haya probado, pero ciertamente caracteriza a quien no vaciló en burlarse de todos y de todo..

Valle Inclán lo saludó como el creador del esperpento.

.

Nicomedes Martín Mateos [Béjar 1806- Béjar 1890].

Se licenció en Leyes en la Universidad de Salamanca, donde su facilidad de palabra le gano el sobrenombre el joven Cicerón.

Su vida transcurrió en Béjar dedicada a la docencia y la defensa de sus ideas filosóficas y a la promoción de instituciones en favor de su ciudad natal..

 

En la docencia:

Fue profesor y director de la Escuela Industrial de Béjar, fundada en 1852, durante 13 años y profesor de filosofía en un colegio de educación secundaria de 1874 a 1883.

.

En la vida pública:

Fue alcalde, y en dos ocasiones, en 1834 y luego en 1879 fundó la Sociedad Económica de Amigos del País.

.

En la filosofía:

Defendió con convicción a Dsecartes como padre de la filosofía moderna. E insiste en la importancia de la filosofía para la formación de los seres humanos y la ciudadanía.

En oposición a la importancia concedida en su tiempo a la teología en la conformación de la sociedad, defendida por Juan Donoso Cortés, contrapone su visión espiritualista que ve en la metafísica el soporte racional al pensamiento.

.

Como escritor:

Dejó un considerable legado de publicaciones sobre la filosofía y la docencia.

  El espiritualismo. Curso de filosofía. 4 tomos. Publicado en Madrid, 1861-1863.

Cartas filosóficas d Don Ramón de Campoamor a su obra “Lo

    Absoluto” Béjar. 1866

Veinte seis cartas al Señor Marqués de Valdegamas, en

contestación a los veinte y seis capítulos de su Ensayo sobre el

  catolicismo, el liberalismo y el socialismo.

.

Reconocimientos

Recibió la Gran Cruz de Isabel la Católica

Marcelino Menéndez Pelayo lo incluyó en la Historia de los

    heterodoxos españoles.

  Béjar le dedicó una plaza.

Salamanca le dio el nombre del filósofo a una de sus calles.

.

Festividades.

Hombres de Musgo

Destacan la del Corpus Cristi con la muy curiosa participación de Los Hombres de Musgo..

Hay distintas teorías sobre el origen de los Hombres de Musgo, exclusivos de esta región. La teoría etnográfica sugiere que se trata de una reminiscencia de los pueblos prerromanos, que tenían una tradición de mascaradas, tradición que, con otras manifestaciones, se encuentra también en Gredos, Zamora y otras áreas de la provincia de Salamanca..

La teoría legendaria se basa en un posible hecho histórico durante la reconquista de Béjar por Alfonso VIII. En 1208 las tropas cristianas se camuflaron cubriéndose de musgo. Así pudieron esconderse en el monte El Castañar..

Antes del amanecer se escondieron entre las piedras cercanas a la fortaleza morisca y junto a la muralla, cerca de la Puerta de la Tradición. Cuando los centinelas abrieron las puertas, los cristianos penetraron en el recinto amurallado y luego peleando duramente calle por calle, consiguieron adueñarse de Béjar..

Para celebrar la recuperación del pueblo se construyó la ermita de Santa Marina. Cada año, se realizaba una romería, ocho días después de la celebración del Corpus. La ermita ha desparecido y la romería se ha unido a la celebración del Corpus y los hombres de musgo siguen manteniendo viva la tradición única.

.

MONASTERIO NUESTRA SEÑORA DEL CASTAÑAR

Aquí se retiró el Cardenal Cisneros, buscando la vida retirada en una sencilla cabaña, antes de ser obligado a ser confesor de la reina Isabel.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.