A ti, Josefa María Arias Izquierdo

.

  Noche tras noche

  pienso en ti

  Josefa María

  abuela de mi abuela.

  Son preguntas

  alimentadas de cariño.

  ¿Llegaste a conocer

  a tu nieta Lola,

  mi abuela?

  ¿Llegó a quererte

  tanto ella a ti

  como la quise

  yo a ella?

  Quiero adivinar

  tu semblante

  y te veo hermosa

  con los inmensos ojos verdes

  los ojos que hemos llamado

  siempre Salvador

  pero quizá debimos llamar

  de Josefa María

  pues es igualmente posible

  que de ti vengan.

  A lo largo de esta búsqueda

  a ratos sorprendente

  igualmente

  a ratos infructuosa

  veo qué poco aparecen

  datos de las mujeres

  sus apellidos

  muchas veces perdidos.

  ¿Cómo es posible

  que sepamos tan pocos

  datos de ti?

Volver arriba